sábado, 22 de mayo de 2010

CREENCIAS, RELIGIÓN DE LOS CHARRÚAS




No tenían una religión semejante al Cristianismo, centrada en un Ser supremo, creador del universo, pero aunque algunos cronistas de la época informaron que no tenían religión, sus ceremoniales fúnebres revelan que tenían creencias del más allá, aunque de éstas es muy poco lo que se ha sabido.

Según el Gral. Díaz, creían en la existencia de un espíritu del mal, que llamaban "gualiche" (voz Araucana utilizada por los Pampas y que significa espíritu maligno, al que le atribuían todas sus desgracias y sus males, esto ha sido confirmado por J.H.Figueiras.

Sin embargo, Modesto Polanco manifestó que los Charrúas no conocían el gualiche, significando por tal una especie de brujería por la cual sobrevenía la desgracia y la muerte de alguien de la tribu.

Creemos en la primera versión, ya que por lógica es más probable que algo exista, si alguien lo afirma que ese algo no exista si alguien lo niega, porque es posible que lo desconozca.

Es de hacer notar que tanto a sus muertos como a sus perros cimarrones , los enterraban en tumbas en las cimas de los cerros, en los "bichaderos", los que a veces fueron considerados erróneamente solo como lugares de vigilancia del enemigo.

Los enterramientos eran de poca profundidad, cubriendo el cuerpo con tierra, ramas, o piedras. Muchas veces ponían las boleadoras encima clavando la lanza del fallecido a un lado de la sepultura, y del otro lado dejaban el caballo atado a una estaca, porque suponían que el difunto emprendería un viaje, aunque sin explicitar a donde.

Había un rito funerario consistente en encerrarse en un lugar cercado por piedras (que también se le denominó "Bichadero"); allí se infligían heridas en su cuerpo y pasaban sin alimentarse hasta que aparecía en su mente algún ser viviente al cual invocaban como a un ángel de la guarda.

Se han localizado varios bichaderos en los cerros, por ejemplo el Itapabó, El Pentágono, Bugres, De las Ánimas, Tupambay, Sopas, Tangurapá, etc.,.

Lo cierto que sufrían bastante y lloraban mucho al muerto, siendo a veces su duelo bastante cruel. En las primeras épocas, si el muerto era un adulto, las hijas, hermanas y esposas, podían llegar a cortarse alguna de las falanges de los dedos, comenzando por el meñique, y siguiendo con otros dedos si continuaban muriendo sus familiares. A veces pasaban dos lunas encerrados en sus chozas o tolderías, donde no hacían más que llorar y tomar muy poco alimento. También a veces se clavaban el cuchillo o la lanza del difunto atravesándose los brazos,los costados del cuerpo, etc.

En cambio los maridos no hacían duelo por la muerte de su mujer, ni el padre por la de sus hijos, pero sí por la de sus padres varones, ocasión en que se ocultan dos días completamente desnudos sin alimentarse, más que con carne o huevos de perdiz. Después por la noche le piden a otro indio que le atraviesen el brazo con un pedazo de caña, de modo que los extremos salen por los dos lados, a veces en varias partes desde el puño hasta el hombro. Con este aspecto salía el que estaba de duelo yéndose solo y desnudo a cualqueir parte sin temer a ningún animal feroz. Lleva en su mano un palo con punta de hierro , con el que hace un hoyo donde se mete hasta la altura del pecho, pasando una noche dentro del mismo. Al otro día se quita las cañas y vuelve a una especie de cabaña para esos ritos, donde por diez o doce días apenas bebe y come (agua y algunos huevos de perdices). Estos alimentos los dejan a su alcance los niños y se retiran corriendo sin decir una palabra. Al cabo, el deudo se va a reunir con los demás de la tribu. Si bien nadie está obligado a realizar estas ceremonias dolorosas, la mayoría las lleva a cabo, porque piensa que podría ser considerado como débil si no lo hiciera, en el concepto de los demás, aunque nadie le recrimina si no lo hace.

Con relación a la parcialidad de los Minuanes, Azara informa que el duelo de los hombres es como el de los Charrúas, pero más corto, y en lugar de clavarse cañas, se atraviesan gruesas espinas de pescado en piernas, muslos, y antebrazo.

Con el tiempo se fueron suavizando estos ceremoniales, principalmente el de cortarse las falanges, ya que les perjudicaba su carencia principalmente en tiempos de guerra.

La medicina de los curanderos, brujos o chamanes, según Azara, consistía en tres operaciones: 1- Un remedio general era chupar con mucha fuerza el estómago del paciente para extraer el mal, a veces el curandero se colocaba espinas o gusanos bajo la lengua para hacer creer al enfermo que las extraía de su cuerpo, y así curaba su enfermedad, 2- Otro era la aplicación de ceniza caliente directamente al cuerpo del enfermo, 3- La frotación, después de engrasarle el cuerpo, con gran fuerza con un pedazo de cuero por el lado del pelo.


de Picerno

15 comentarios:

  1. genialllllllll!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!1 me re sirvio

    ResponderEliminar
  2. Vaya penesote!
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. me ayudoooooooooo muuuuuuuuuchooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  4. buenisimo.. y de gran ayuda gracias..!!

    ResponderEliminar
  5. Me re sirvió, gracias!

    ResponderEliminar
  6. esta informacion de donde la sacaste ? podria saber las fuentes, puedo llegar a precisarlo para un trabajo universitario pero preciso fuentes. gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la pag de un historiador..investigador uruguayo, se llama Picerno

      Eliminar
  7. perdon podrias especificar fuentes de informacion ? porq puedo llegar a precisar esto para un trabajo universitario y preciso las fuentes. saludos y gracias

    ResponderEliminar
  8. Me ayudaste un montonaso !!! Muchas gracias !!!!!!!!

    ResponderEliminar